martes, junio 13, 2006

Hoy fué un día bueno...


Me levanté de buen ánimo. Estuve lista antes de tiempo y como no tenía nada mejor que hacer pues ya me encaminé a la parada del camión y una vez allí, ¡que veo! El mismísimo Pedro Ajás venía en el Playa. Tenía rato que no cruzábamos palabra y me contó que acababa de regresar de hacerse unos análisis. Sigue enfermo el pobre, le duele la garganta, pero aún así fué grandioso verlo. ¡Te quiero! Y aquí un garabato que hice en Oekaki Poteto, ¡que sitio tan chido para improvisar!
Publicar un comentario